Menu   

La Fruta y la Enfermedad Cardiaca y Cerebro Vascular

Enfermedad cardiaca y cerebro vascular

La enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte en Estados Unidos, y el accidente cerebro vascular es la tercera causa de muerte, según el Centro Nacional para Estadísticas de Salud en los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención (1). La enfermedad cardiaca es un término general para las enfermedades cardiovasculares, que son la clase de enfermedades que afectan el corazón o los vasos sanguíneos, y por lo general implican las dolencias afectadas por la aterosclerosis. La aterosclerosis es la acumulación de placas de grasa y el endurecimiento posterior de las paredes de las arterias debido a la acumulación de colesterol. Las grasas que comemos, naturalmente, viajan a través del torrente sanguíneo y se depositan en los tejidos para diferentes funciones vitales. Pero cuando comemos demasiada grasa malsana, es decir, grasas saturadas, grasas trans, o colesterol, estas grasas pueden depositarse en las paredes arteriales. Con el tiempo, estos depósitos, o placas, crecen y pueden bloquear el flujo sanguíneo al corazón o al cerebro, lo que puede causar la muerte de estos tejidos. Cuando esta obstrucción ocurre, se conoce como un ataque al corazón o un derrame cerebral.

La Asociación Americana del Corazón afirma que muchos factores contribuyen a las enfermedades cardiovasculares, incluyendo la dieta, el nivel de actividad, edad y composición genética (2). Sin embargo, incluir más frutas y verduras en la dieta puede ayudar a defenderse de un ataque cardiaco o un accidente cerebro vascular (3). Las frutas y verduras contienen fibra, potasio y fitoquímicos que previenen los daños causados por la aterosclerosis (4). Asimismo, las dietas que sustituyen los alimentos densos en energía con frutas y verduras son generalmente más bajas en grasas y calorías, lo que puede ayudar a prevenir el aumento de peso – otro factor de riesgo para enfermedad cardiovascular. Las personas con un fuerte historial familiar de enfermedad cardiaca o accidente cerebro vascular deben buscar consejo médico y seguir una dieta rica en frutas, verduras, cereales integrales y frutos secos, y limitar el sodio, la grasa y calorías en exceso. Del mismo modo, seguir un régimen de actividad física aprobado por su médico es un ingrediente clave en un estilo de vida para un corazón saludable (5). Para obtener más información acerca de las enfermedades que afectan el corazón y la circulación, visite el sitio web de la Asociación Americana del Corazón en http:http://www.americanheart.org

Entonces, ¿cómo entran las peras en su dieta cardio-saludable? Las peras son una buena fuente de vitamina C antioxidante (ácido ascórbico), y contienen otros antioxidantes. Son ricas en fibra y contienen fitoquímicos que pueden trabajar en sinergia para luchar contra la enfermedad cardiovascular (4). Asimismo, las peras no tienen sodio, grasa ni colesterol – importante en una dieta cardiosaludable (5). Así que ¡incluya peras, como parte de su consumo de frutas y vegetales todos los días para una explosión de dulce satisfacción que hará las delicias de su paladar, y las de su médico!

1. Centros para el Control y la Prevención: Centro Nacional para la Salud Estática, fastats. Disponible en línea aquí
Asociación Americana del Corazón, Factores de riesgo y enfermedad coronaria. Disponible en línea aquí.
3. Asociación Americana del Corazón, los factores de riesgo que Ud. puede cambiar. Disponible en línea aquí.
4. Lichtenstein AH, Appel LJ, Brands M, et al. La dieta y el estilo de vida Recomendaciones Revisión de 2006: una declaración científica de la Asociación Americana del Corazón, Comité de Nutrición. Circulación. 2006, 114:82-96.   Disponible en línea aquí.
5. Asociación Americana del Corazón, recomendaciones sobre dieta y estilo de vida . Disponible en línea aquí. 

Resultados

Incluir peras en una dieta saludable puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y cerebro vascular.
En un análisis comparativo de estudios de más de 257,551 personas, se encontró que el aumento de la ingesta diaria de frutas y verduras disminuye el riesgo de derrame cerebral. Las frutas y verduras están llenas de vitamina C, fibra, potasio y antioxidantes. En comparación con los individuos que comen menos de 3 porciones de frutas y verduras todos los días, los que comen de tres a cinco porciones al día tienen 11% menos probabilidades de sufrir un derrame cerebral. ¡Los que comen más de 5 porciones de frutas y verduras cada día tienen una reducción del riesgo de 26%! ¡Estos hallazgos apoyan el mayor consumo de frutas y verduras todos los días!

El FJ, Nowson CA, MacGregor GA. Consumo de frutas y hortalizas y los accidentes cerebro vasculares: meta-análisis de estudios de cohortes. Lancet 2006; 367: 320-326.

En otras investigaciones, se observaron las dietas de 90,513 hombres y 141,536 mujeres y las cantidades de frutas y hortalizas consumidas fueron directamente vinculadas al riesgo de accidente cerebro vascular. Por cada porción de fruta, ¡el riesgo de accidente cerebro vascular se redujo en un 11%! Aunque son también un factor de protección, las porciones de vegetales adicionales sólo redujeron el riesgo de accidente cerebro vascular en un 3% cada uno. Esta relación dosis-respuesta sugiere que las frutas, y el consumo de frutas y verduras, disminuyen el riesgo de accidente cerebro vascular. Así que, ¡coma más fruta!

Dauchet L, P Amoyel, Dallongeville J. consumo de frutas y verduras y el riesgo de derrame cerebral: un meta-análisis de estudios de cohortes. Neurología 2005; 65 (8):1193-1197.

En lugar de estudiar los alimentos individuales o grupos de alimentos, muchos estudios han observado un patrón general de alimentación saludable. Aquellos que siguen una dieta prudente tienen una mayor ingesta de frutas, verduras, legumbres, pescado y granos enteros. Esta dieta se considera un modelo más saludable que la típica dieta occidental, que consiste en un mayor consumo de carnes rojas y procesadas, granos refinados, papas fritas, dulces y postres. Estudios previos han encontrado una estrecha relación entre la dieta occidental y la enfermedad cardíaca coronaria y cáncer de colon.

En un estudio de 72,113 mujeres libres de enfermedad, a lo largo de más 18 años, 1,154 murieron de muerte cardiovascular y 3,139 murieron de cáncer. La dieta prudente se asoció con un riesgo 28% menor de mortalidad cardiovascular y un 17% menor de mortalidad por cualquier causa. En general, la dieta occidental se asoció con un riesgo 22% mayor de muerte por enfermedad cardiovascular, 16% de cáncer, y el 21% de todas las causas de muerte. Por lo tanto, comer una dieta saludable rica en alimentos vegetales y carnes magras puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la mortalidad general.

Heidemann C, Schulze MB, Franco OH, van Dam RM, Mantzoros CS, Hu FB. Los patrones de la dieta y el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares, cáncer, y todas las causas en una cohorte prospectiva de mujeres. Circulación 2008; 118 (3):230-237.

En una población similar, 69,017 mujeres de 38 a 63 años siguieron una dieta prudente o una occidental. Las que siguieron el plan de alimentación occidental, en promedio comían hasta 1.5 porciones de frutas y hasta 3.2 porciones de vegetales por día. Por otra parte, aquellas que siguieron un plan más prudente comían hasta 2.4 y 5.3 porciones respectivamente. En general, las que siguieron el plan occidental tenían 1.64 veces más probabilidades de desarrollar enfermedad cardíaca coronaria (ECC). Por otra parte, en aquellas que siguieron un plan de alimentación más prudente hubo una relación inversa con la ECC, lo que significa que ¡cuantos más alimentos saludables se coman, menor será el riesgo de cardiopatía coronaria! En un estudio de seguimiento de 71,768 mujeres y su riesgo de accidente cerebro vascular, en las que seguían la dieta occidental más estrictamente, había 1.58 veces más riesgo de sufrir un derrame cerebral en comparación con aquellas que consumían una dieta occidental más variada. Asimismo, las que comían más frutas y verduras tuvieron una asociación negativa con un accidente cerebro-vascular. Estos hallazgos sugieren que incluir más frutas y hortalizas en la dieta como parte de una dieta saludable protege contra la enfermedad coronaria y el accidente cerebro vascular.

Fung TT, Willett WC, Stampfer JM, Manson JE, Hu FB. Los patrones de la dieta y el riesgo de enfermedades coronarias en las mujeres. Archivos de medicina Interna 2001; 161:1857-1862.
Fung TT, Stampfer MJ, Manson JE, Rexrode KM, Willett WC, Hu FB. Estudio prospectivo de los hábitos alimentarios y riesgo de accidente cerebro vascular en las mujeres. Accidente cerebro vascular 2004; 35:2014-2019.

¡Coma peras para obtener un refuerzo de Vitamina C que puede proteger contra la enfermedad coronaria!
La medición de la vitamina C (ácido ascórbico), la vitamina antioxidante, en el torrente sanguíneo, es una forma de evaluar el consumo de frutas y hortalizas. Los altos niveles en la sangre están asociados con un menor riesgo de enfermedad coronaria, ya que protege contra el daño oxidativo que causa la lesión vascular. Sin embargo, estudios previos han encontrado que la suplementación a largo plazo con píldoras antioxidantes no ofrece ningún beneficio de protección. En un estudio de 979 individuos sin antecedentes de ataque cardiaco o derrame cerebral, aquellos con el mayor consumo de ácido ascórbico a partir de frutas y verduras tuvieron un menor índice de masa corporal, presión arterial baja, baja proteína C reactiva (un marcador de inflamación), y un mayor nivel de colesterol HDL (el colesterol “bueno” que protege contra las enfermedades del corazón). ¡Aquellos con los más altos niveles de ácido ascórbico, tenían un riesgo 33% menor de desarrollar enfermedad coronaria! Esto sugiere que los nutrientes encontrados en frutas enteras trabajan juntos de forma sinérgica, y ofrecen más protección que los suplementos.

Boekholdt SM, Meuwese MC, Day NE, Luben R, Welch A, Wareham NJ, Khaw KT. Las concentraciones plasmáticas de ácido ascórbico y la proteína C-reactiva, y el riesgo de futura enfermedad coronaria, en hombres y mujeres aparentemente sanos: EPIC-Norfolk estudio poblacional prospectivo. Publicación Británica de Nutrición 2006; 96:516-522.

Las Peras son una excelente fuente de fibra– ¡que ha demostrado ser efectiva contra la enfermedad cardiaca!
La fibra proveniente de frutas, verduras, granos y cereales puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, al reducir la presión arterial y el colesterol. En un estudio de Harvard de 91,058 hombres y 245,186 mujeres, por cada 10 gramos de fibra consumidos, se observó un descenso del 14% en el riesgo de ataques al corazón y una disminución del 27% en el riesgo global de muerte por enfermedad coronaria. Esta investigación también sugiere que las asociaciones fueron más fuertes con la fibra de la fruta (30% disminución), seguidas en segundo lugar por la fibra de los cereales (25% de disminución). Por lo tanto, ¡coma una excelente fuente de fibra hoy!

Pereira MA, et al. La fibra dietética y riesgo de enfermedad coronaria. Archivos de medicina Interna 2004; 164:370-376.

Este sitio es para propósitos informativos solamente y no está diseñado para tratar cualquier enfermedad o condición. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre su salud, pida consejo a su médico.