Menu   

La Fruta y el Cáncer

Cáncer

El cáncer es la segunda causa más común de muerte en Estados Unidos, lo que representa aproximadamente 1 de cada 4 muertes de acuerdo a la Asociación Americana del Cáncer (ACS) (1). El cáncer es el crecimiento incontrolado de células en cualquier tejido que puede ser causada por factores internos (mutaciones, hormonas, condiciones inmunes, etc.), factores externos (tabaco, contaminación, sustancias químicas, radiación, etc.), o una combinación de factores. Obviamente, algunos de estos factores son controlables, pero otros no lo son. La ACS calcula que 1’437,180 nuevos casos de cáncer (sin incluir el cáncer de piel) se diagnosticaron en 2008 y 565,650 de esos pacientes murieron de la enfermedad (2).

¡Pero la noticia no es del todo triste! La ACS también ha encontrado que más estadounidenses están tomando medidas para prevenir el cáncer mediante tests para diagnóstico precoz, y los tratamientos para el cáncer están mejorando. De hecho, la supervivencia promedio a 5 años entre 1996 y 2003 fue del 66%, mientras que la supervivencia fue sólo del 50% entre 1975 y 1977 (2). Y hay medidas de prevención que todos podemos tomar para vivir más sanos, durante más tiempo, vidas libres de cáncer.

El tabaquismo, la mala nutrición y la inactividad física son los tres principales factores de riesgo para el cáncer que los estadounidenses pueden trabajar para mejorar. Aproximadamente ⅓ de las muertes por cáncer en estados Unidos se debe a la mala nutrición y a factores de la inactividad física, incluyendo el sobrepeso y la obesidad (2)! La Sociedad Americana del Cáncer recomienda mantener un peso saludable durante toda la vida, adoptando un estilo de vida físicamente activo y consumir una dieta saludable con énfasis en frutas, verduras y granos enteros para obtener nutrientes esenciales, fibra y antioxidantes.

¡Comience con peras! Los fitoquímicos, vitamina C y antioxidantes, nutrientes esenciales y fibra se encuentran todos en las peras, y como parte de una dieta saludable pueden desempeñar una función protectora para varios tipos de cáncer (3). Para obtener más información sobre el cáncer y la prevención, conozca los datos de la Sociedad Americana del Cáncer (http://www.cancer.org) o el Instituto Nacional del Cáncer (http://www.cancer.gov).

1. Jemal A, Siegel R, Ward E, et al. Cancer Statistics, 2008. CA Cancer J Clin. 2008;58:71-96.Disponible en línea aquí.
2. American Cancer Society, Cancer Facts and Figures 2008. Disponible en línea aquí.
3. Donaldson MS. Nutrition and cancer: A review of the evidence for an anti-cancer diet. Nutr J. 2004(Oct);3:19.

Resultados

¡Comer más frutas, como peras, y verduras pueden proteger contra el cáncer de páncreas!
El cáncer de páncreas progresa rápidamente, pero un estudio de 532 individuos sugiere que comer más frutas y vegetales puede proteger contra el desarrollo de la enfermedad. El riesgo de desarrollar cáncer de páncreas se redujo significativamente en aquellos que consumían frutas, verduras o frutas y verduras. Los nutrientes que parecían proteger especialmente son la fibra, ácido fólico, y los nutrientes antioxidantes de la vitamina C, vitamina E y carotenoides. Los individuos que consumían más de 9 porciones de frutas y verduras al día tenían una ventaja mayor sobre los individuos que consumían menos de 5 porciones al día.
Chan JM, Wang F, Holly EA. Consumo de vegetales y frutas y el cáncer de páncreas en una población de casos y estudio de control en el área de la Bahía de San Francisco. Biomarcadores de Epidemiología de Cáncer y Prevención 2005; 14 (9):2093-2097
¡La fruta protege contra el cáncer colorrectal!
El cáncer colorrectal es responsable de aproximadamente el 10% de las muertes por cáncer en Estados Unidos, y es la segunda causa de muerte por cáncer. La fibra dietética de los alimentos vegetales puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal, ya que la fibra se une a los ácidos biliares, reduce el tiempo de permanencia de las heces en el colon, aumenta el volumen de las heces y fermenta los ácidos grasos que pueden ser protectores. En este estudio, las dietas de 3,057 personas con diagnóstico de adenoma colorrectal (tumores) del colon distal fueron comparadas con los controles sin diagnóstico. Tanto las frutas como las verduras protegían algo, pero ¡la mayor protección resultó ser la de las frutas! Aquellos que consumían más frutas (alrededor de 5.7 porciones al día) tenían un riesgo un 25% menor de adenoma colorrectal en comparación con los que consumían cantidades más pequeñas de frutas (alrededor de 1.2 porciones al día). Estos resultados no fueron totalmente relacionados con el contenido de fibra, lo que sugiere que otros nutrientes en las frutas también juegan un papel protector contra el desarrollo del cáncer.
Millen AE, Subar AF, Graubard BI, Peters U, Hayes RB, Weissfeld JL, Yokochi LA, Ziegler RG. La ingesta de frutas y verduras y la prevalencia de adenoma colorrectal en una prueba de diagnóstico de cáncer. Revista Americana de Nutrición Clínica 2007; 86:1754-64.

En otro estudio, se encontró que una dieta rica en fruta y baja en carnes reduce el riesgo de adenomas colorrectales. De 725 individuos sometidos a una colonoscopía, 203 tenían adenoma colorrectal (s) en comparación con 522 controles. En comparación con los que consumían una dieta alta en frutas y baja en carne, los que comían una dieta alta en verduras y moderada de carne tenían 2.17 veces más probabilidades de desarrollar adenomas colorrectales, y aquellos que consumían una dieta de alta en carne tenían 1.7 veces mayor probabilidad de tener adenomas colorrectales. Este estudio sugiere que una dieta alta en consumo de fruta y baja en el consumo de carne puede ser protectora frente al desarrollo de adenomas colorrectales, ¡incluso si se compara con un grupo que consume una gran cantidad de verduras!
Austin, GL, Adair LS, Galanko JA, Martin CF, Satia JA, Sandler RS. Una dieta rica en frutas y baja en carne reduce el riesgo de adenomas colorrectales. Publicación sobre Nutrición 2008; 137:999-1004.
¡Use fruta para combatir el cáncer de ovario!
Comer más frutas, verduras y granos enteros, y limitar la grasa es un patrón de protección contra el cáncer de ovario. De 48,835 mujeres posmenopáusicas en la Iniciativa para la Salud de la Mujer, 19,541 comieron 20% menos grasa y más frutas, verduras y granos en comparación con 29,294 mujeres que siguieron una dieta típica estadounidense. El riesgo de cáncer de ovario fue menor en el grupo de intervención que en el grupo de control, y el riesgo continuó disminuyendo a medida que estas mujeres continuaron comiendo más frutas, verduras y granos enteros. En general, una dieta que incluya frutas, verduras y granos enteros en lugar de grasas puede reducir la incidencia de cáncer de ovario en las mujeres postmenopáusicas.
Prentice RL, et al. Modelo de dieta baja en grasa y la incidencia de cáncer en la Iniciativa para la Salud de la Mujer, modificación aleatoria de la dieta ensayo controlada. Revista del Instituto Nacional del Cáncer de 2007, 99:1534-1543.
¡Defiéndase del cáncer de células renales con fruta!
Se cree que las frutas y verduras ricas en antioxidantes protegen contra el cáncer de células renales. De 47,828 hombres en el Estudio de Seguimiento de Salud, 116 hombres desarrollaron cáncer de células renales en un periodo de 14 años. Aquellos que consumían más de 6 porciones de frutas y verduras al día tenían aproximadamente la mitad del riesgo de contraer cáncer de células renales que los que consumían menos de 3 porciones al día. La vitamina C se asoció con esta disminución en el riesgo, pero otros factores (antioxidantes, fitoquímicos, etc.) también contribuyeron, lo que sugiere que ¡el consumo de fruta entera es la forma ideal de consumir fruta!
Lee JE, Giovannucci E, Smith-Warner SA, Spiegelman D, Willett WC, Curhan GC. El consumo de frutas, verduras, vitaminas A, C y E y carotenoides y el riesgo de cáncer de células renales. Biomarcadores de Epidemiología de Cáncer y Prevención 2006; 15 (12):2445-2452.
¡Las peras pueden proteger contra el cáncer de pulmón!
En un grupo de 472,081 participantes de entre 50-71 años en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) – AARP – Estudio sobre Dieta y Salud, la ingesta de varios grupos botánicos se asoció significativamente con la disminución del riesgo de cáncer de pulmón en los hombres. En particular, Rosáceas (peras, por ejemplo), Convolvuláceas (camote, por ejemplo), y umbelíferas (zanahorias, por ejemplo) tuvieron importantes asociaciones negativas con el riesgo de cáncer. De hecho, estos resultados sugieren un papel protector de las frutas y verduras contra el cáncer de pulmón, ¡especialmente los grupos específicos de plantas que incluyen a las peras!
Wright, ME, Park Y, Subar AF, Freedman ND, Albanes D, Hollenbeck A, Leitzmann Mf, Schatzkin A. El consumo de frutas, vegetales, y determinados grupos botánicos en relación con el riesgo de cáncer de pulmón en el Estudio sobre Dieta y Salud NIH-AARP. Revista Americana de Epidemiología 2008; 168 (9):1024-34.

Otro estudio que observó a 521,457 participantes en 23 centros en 10 países europeos, como parte del estudio prospectivo europeo sobre cáncer y nutrición (EPIC), encontró que el consumo de fruta, especialmente las peras y las manzanas, puede servir de protección contra el riesgo de cáncer de pulmón en la población general y los fumadores. Este efecto se atribuye a la densidad de nutrientes de las frutas, vitamina C, fibra, antioxidantes, etc., y su amplia disponibilidad. Una vez más, a medida que el consumo de frutas aumentó, el riesgo de cáncer de pulmón disminuyó en los participantes estudiados. ¡Las Peras ganan otra vez! ¡Consuma más peras y usted estará ingiriendo más vitamina C, fibra y antioxidantes que pueden protegerlo contra el cáncer de pulmón!
Linseisen J, et al. Consumo de frutas y verduras y el riesgo de cáncer de pulmón: Información actualizada del estudio prospectivo europeo sobre cáncer y nutrición (EPIC). Publicación Internacional del Cáncer 2007; 121:1103-1114.

Este sitio es para propósitos informativos solamente, y no está diseñado para tratar cualquier enfermedad o condición. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre su salud, pida consejo a su médico.