Menu   

Las peras no tienen grasas

¡La pera! Sin grasa y deliciosa

Necesitamos grasa en nuestras dietas para llevar a cabo muchas funciones del organismo, pero demasiada grasa, especialmente demasiadas grasas saturadas, grasas trans, o colesterol, pueden provocar enfermedad coronaria, una enfermedad asociada a muchos factores. Asimismo, los alimentos altos en grasa son generalmente altos en calorías, lo que puede llevar a comer demasiadas calorías y a aumentar de peso, otro factor de riesgo para las enfermedades del corazón.

Comer grasas saturadas y colesterol aumenta los lípidos en la sangre – las grasas que hay naturalmente en el torrente sanguíneo. Cuando hay demasiada grasa no saludable en la sangre tienden a formarse depósitos, llamados aterosclerosis o placa aterosclerótica. Con el tiempo, estos depósitos pueden bloquear el flujo sanguíneo al corazón o al cerebro, causando un ataque cardiaco o un accidente cerebro-vascular. Al disminuir la ingesta de grasas no saludables y/o colesterol, algunas personas pueden reducir sus riesgos de enfermedad coronaria.

Así como hay muchos factores que provocan las enfermedades del corazón, las dietas bajas en grasas saturadas y colesterol pueden reducir el riesgo de esta enfermedad. Asimismo, el desarrollo de cáncer depende de muchos factores. Una dieta baja en grasas totales puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer. 

¡Las peras están libres de grasa y colesterol! Incluir peras en su dieta en lugar de alimentos con mayor contenido graso puede reducir el consumo total de grasa y colesterol.